Natalie Greene – Ecuador

25

El pasado 29 junio, 2017 Srila Paramadvaiti Swami visitó a Natalie Greene, importante activista ecuatoriana en defensa de los Derechos de la Naturaleza. Le otorgó reconocimiento de Las Naciones Unidas del Espíritu ya que su labor ha tenido tanto éxito que fue ella y su colectivo quienes lograron colocar en la constitución política del Ecuador derechos para la Madre Naturaleza como una exigencia legal.

Natalia Greene Maestra en ambiente y cambio climático, Representante de la alianza global por los derechos de la naturaleza en Ecuador, secretaria del tribunal internacional de los derechos de la Naturaleza, participante del Comité Ecuatoriano para la Defensa de la Naturaleza y el Medio Ambiente (CEDENMA), también en Terramate, organización que se dedica a proteger el territorio del Amazonas de la extracción del petróleo y los derechos indigenas.

En 2008 Ecuador luego de 10 años de caos político y una asamblea constituyente que intentaba establecer reformas ambiciosas en búsqueda de alternativas como por ejemplo conservar el petróleo bajo tierra, aparece la propuesta de querer declarar los derechos de la Naturaleza en la constitución del País, los precedentes que se reunían para sustentar la propuesta eran las 100 comunidades que en Estados Unidos ya habían declarado los derechos de la naturaleza, pero no existía ningún país que lo hubiera reconocido. Para sorpresa de todos la propuesta no solo se introdujo en el debate Ecuatoriano sino que realmente se aceptó, ahora la naturaleza tenía derecho a existir y eso era algo de carácter lógico, pero nunca antes en la historia del mundo se había planteado este punto de vista, y el Ecuador se convertía en el primer país del planeta en reconocer la naturaleza como sujeto con derechos desde la constitución.

Ecuador todavía es la única nación que reconoce los derechos de la naturaleza como sujeto a diferencia de todo el resto de países del mundo que todavía la consideran como un objeto.

En la ciudad de Cochabamba en 2010, Bolivia llama a una gran conferencia entre los pueblos y la madre tierra, cuyo resultado fue aceptar en la legislación, la declaración universal de los derechos de la Madre Tierra teniendo una gran aceptación en todo el mundo. Sin embargo para Bolivia el caso es algo diferente. Bolivia reconoce esta declaracion como parte de sus leyes, entonces de cierta manera indirecta si reconoce los derechos de la Naturaleza, pero no tiene nada concreto que cambie su constitución o algo por el estilo, entonces dicho en otras palabras, hay una ley que reconoce los derechos de la Madre Tierra, pero, no hay nada tan puntual desde la constitución que declare: “La Naturaleza es Sujeto de Derechos”, como si lo hizo el Gobierno del Ecuador.